Cueva del Tinganón

Longitud: 3.7 km

Duración: 1 h 45¨

Dificultad: Muy alta.
Estacionamos el coche en el área de descanso de la rotonda de Llovio. Comenzamos a andar por la carretera que discurre en paralelo por la vía de acceso a la Autovía del Cantábrico. Dejamos atrás una cementera, el centro de conservación de la autovía y a por último una casa de labor de color blanco. Unos metros más adelante encontraremos una portilla que debemos cerrar a nuestro paso. En este punto comienza el sendero que después de atravesar una pequeña loma se dirige hacia la derecha para adentrarse en el bosque. El sendero sube pegado al arroyo del Tinganón. La mayor parte del trayecto se realiza por el lado derecho del río. Dependiendo de la época del año, el arroyo lleva más o menos caudal. Por ello en las épocas de fuertes lluvias, la travesía resultará más dificultosa, pues parte del camino puede encontrarse parcialmente anegado y con frecuencia embarrado. 

Debemos dedicar una gran atención y concentración durante toda la subida ya que las grandes rocas por las que discurriremos suelen estar muy resbaladizas. 
El ascenso hasta la boca no dejará de sorprendernos, se trata de un claro ejemplo de bosque atlántico con una clara representación de la flora que lo conforma. Junto a los helechos, robles o avellanos encontraremos grandes bloques del derrumbe de piedra caliza que se han ido descolgando desde la cueva. 
El último tramo antes de alcanzar la entrada de la cueva es el más peligroso, el camino cruza el río varias veces con alguna zona ciertamente dificultosa. Así, encontraremos una pared a nuestra izquierda muy resbaladiza pero que afortunadamente dispone de una cuerda para facilitarnos el paso. Después de un par de zigs-zags, llegaremos al final de nuestro recorrido. Por encima de nuestras cabezas se abren las fauces de esta impresionante cueva que alcanzan la friolera de 40 metros de altura. 

No es recomendable adentrarse y cruzar sin ayuda. Para ello es necesario experiencia y una equipación adecuada. Algunas empresas de turismo activo de Ribadesella ofertan esta travesía dentro de sus programas. 
La vuelta se acomete por el mismo camino aunque tenemos la opción de callejear por Llovio. Para ello debemos tomar la pista que aparece después de la cementera pegada a la Autovía, después de una pequeña subida aparecerán las primeras casas de este pequeño pueblo para a continuación descender hasta la rotonda de acceso a la autovía. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *